Quemé mis naves

Después de vivir como nómada durante varios meses, continué mi aislamiento en la naturaleza, sin poder todavía decidir qué haría en el futuro. Mucha gente me preguntaba cuándo regresaría y yo me decía: «¿Regresar? ¿Adónde? No tengo adónde regresar; quemé mis naves».

Mi diario de viaje por las regiones mas hermosas de Norte América me ha traído al Fort DeSoto Park en la ciudad de St. Petersburgo, Florida, en los Estados Unidos. Este santuario de flora y fauna es un lugar único y maravilloso, con mas de 328 especies de aves registradas, es un tesoro para los ojos y el espíritu. Recorrer con mis cámaras, este lugar es un privilegio, la fotografía contemplativa, me permite explorar y descubrir la belleza en cada uno de los rincones de este parque maravilloso.