Amanecer en el Glacier National Park, Montana

El 21 de junio, día del solsticio de verano en el hemisferio norte, es el más largo del año y lo celebré a lo grande. Llegué a la orilla del lago Duck antes de las cuatro de la mañana y vi un tenue resplandor en el este, que marcaba por dónde saldría el sol.

El jardín encantado

Me detuve en un pequeño estacionamiento porque noté el rocío brillando sobre la hierba; Me acerqué y encontré un jardín encantado. Sólo los elfos y las hadas podían habitar este mundo diminuto y luminoso, un mundo de cristales, perlas y diamantes que brillaban al sol.

Un atardecer mágico

Tuve mucha suerte de vivir el solsticio entre esas montañas sagradas y disfrutar de la belleza del lugar. ¡Qué día tan perfecto! Y las últimas horas me dieron más de lo que podía imaginar.