Flotando sobre la niebla

Caminar entre las nubes y la espesa niebla que reposa sobre las costas fue una experiencia inusual. No se veía nada más allá de un par de metros, y mientras caminaba por la playa desierta en medio de la niebla, sentí como si estuviera levitando.

Rialto Beach, Washington State

Una de mis playas favoritas fue Rialto Beach. Sin embargo, mi primera visita fue infructuosa porque el día estaba oscuro y una ligera llovizna caía implacable sobre mi cara deslizándose sobre mis ojos y nariz. Tenía la sensación de estar bajo el agua. En mi próxima visita, me aseguré de tener un cielo despejado y la marea baja.

Las águilas calvas

De repente miró hacia atrás, es posible que hubiera oído algo que yo no escuché por el estruendo del oleaje y del viento, pero muy pronto me di cuenta de que estaba esperando a su pareja. Unos segundos más tarde llegó una hembra a quien distinguí por su mayor tamaño.

Las ballenas

Ver una ballena puede ser una experiencia diaria para muchas personas, pero no para mí. Aunque las había visto de lejos en la costa de California, no había tenido la oportunidad de apreciarlas de cerca hasta ese día en el estado de Washington, cuando las vi en su entorno, disfrutando de su libertad.

Olympic National Park, Washington State

Este es un capítulo que no escribí; Sólo cuando leí el libro publicado me di cuenta de que inconscientemente evité escribir sobre mi visita al Parque Nacional Olympic en el estado de Washington. Cuando me senté a escribir los últimos capítulos del libro, lo hice muy de cerca a mi querida Carolina, a quien he dedicado este libro y quien estaba viviendo sus últimos días. Ella y sus hermosos hijos me acompañaron a visitar el parque. Así que sólo tengo las imágenes.