Las Costas cubiertas en la niebla

Las costas de Oregón son de una belleza escarpada e indómita, cubiertas por la niebla que a menudo cubre el océano mientras playas, acantilados y rocas se hunden y reaparecen en medio del incesante flujo de mareas y olas gigantes.

Haystack Rock, Cannon Beach, Oregon

Haystack Rock es un monolito, una sola piedra rodeada de rocas más pequeñas llamadas agujas, tal vez hacen referencia al dicho «una aguja en un pajar». Cuando llegué a la playa, la marea estaba muy alta y desde lejos vi la roca oscura, árida e inaccesible. Pero a medida que las aguas retrocedieron, la playa se conectó con ella a través de una zona de arena y rocas, revelando que su aspecto desolado era sólo un espejismo porque, en realidad, albergaba muchas especies de vida marina.

El jardín marino creado por las mareas , Oregon

Allí v muchas anémonas verdes y rosadas que abrían sus tentáculos cuando las cubrían las olas y los cerraban cuando quedaban expuestas al aire; había estrellas de mar de color naranja brillante adheridas a las rocas oscuras, erizos de mar de color púrpura, cangrejos, pepinos de mar, ostras y otros moluscos maravillosos.

La desembocadura del río Columbia, Oregon

Mi visita a Oregón terminó en Astoria, en la desembocadura del río Columbia, que es tan ancho que no podía ver la otra costa. Después de dos meses de caminar entre glaciares, bosques cubiertos de musgo, desiertos y cascadas, dejé Oregón para comenzar mi viaje por el estado de Washington.