Un amanecer mágico

Los oscuros y escarpados picos de las montañas parecían las fauces de un monstruo gigante que comenzaba a mordisquear la luna con pequeños y delicados mordiscos, saboreando su belleza mientras desaparecía en sus profundidades.

Ash Meadows (prados de ceniza) Nevada

Este oasis, protegido desde 1938 cuando fue declarado santuario de fauna y flora, es vital para la ciencia porque el agua brota del suelo formando pequeños estanques que preservan un hábitat extraño y aislado.

Darwin Falls (La cascada de Darwin)

Me sorprendió ver cómo el agua había transformado uno de los lugares más secos e inhóspitos del planeta, en un oasis verde lleno de vida.

The Artist Palette (la paleta del artista)

Erupciones volcánicas ocurridas hace miles de años formaron este lugar donde pequeñas colinas de tonos pasteles destacan ante el oscuro cañón.

Dunas

Cuando me acerqué a las dunas y comencé a caminar, parecía que no tenían fin; Cada vez que alcanzaba una cima, aparecían más y más hacia el horizonte.

Salar

Cuando la luna salió detrás de las altas paredes de roca, convirtió el área blanca en un lago plateado. Caminar en este extraordinario lugar fue una experiencia que me resulta difícil describir. Aún así, fue uno de esos momentos que me gustaría revivir para siempre.

Los asombrosos cañones

Visité muchas áreas dentro del parque, y los nombres fueron muy descriptivos dados por los primeros viajeros que recorrieron la región o trabajaron en las minas. A pesar de su proximidad geográfica, cada cañón es completamente diferente a los demás.

La gran Duna, Nevada

Este lugar desconocido y sin camino, fue un hermoso descubrimiento. Se utiliza para vehículos todo terreno y motocicletas. Afortunadamente, las dunas estaban intactas el día de mi visita.