Mesa Verde National Park, Colorado

Cada edificio de esta fantástica ciudad era diferente porque debía adaptarse al terreno o a la roca sobre la que estaba construido. Controlaban el calor en verano y el frío en invierno construyendo sus habitaciones bajo tierra, ubicándolas estratégicamente para aprovechar la luz y desviando el calor a través de chimeneas y conductos de ventilación.