No quería llevar maleta porque me haría sentir como si estuviera de vacaciones. Necesitaba un ancla, algo que me diera la sensación de que esto era permanente.