Iniciando mi camino

Me detuve a fotografiar las flores, luego las abejas, mariposas y hasta un rayo de sol que cruzaba el camino

Conocer el cañón de la Providencia en estado de Georgia en los Estados Unidos, me sorprendió muchísimo, porque a pesar de que esperaba encontrar una zona completamente árida, noté que el bosque se aferraba a la arcilla desértica, donde la vida vibra intensamente. Las flores silvestres a pesar de ser diminutas tienen una gran variedad de formas y colores y las mariposas y polillas revolotean antes de desaparecer en el invierno que se acerca.

Parque Nacional de las Smoky Mountains

El amanecer

La noche fue dando paso gradualmente a los tonos índigo y profundos a medida que la suave y suave luz caía sobre las nubes azules. Un océano infinito y etéreo descansaba sobre las montañas más bajas, acunado por el viento, mientras recibía los primeros rayos de luz.

Los fantásticos colores del otoño

Una vez que salió el sol, la niebla y las nubes comenzaron a moverse lentamente fueron apareciendo los tonos dorados de las montañas. En ese momento entendí por qué estas montañas originalmente se llamaban Shaconage, que significa «Montañas de Humo Azul» en el idioma Cherokee, por la niebla azul que descansa sobre ellas.

El Gran Parque Nacional de las Montañas Humeantes (Great Smoky MountainsNational Park) recibió su nombre por la densa neblina azul que cubre sus montañas. Las antiguas comunidades indígenas que poblaron esta zona la llamaron Shaconage que en lengua Cherokee, significa “Lugar del humo azul.”